¡Llega el buen tiempo chicas! y con él las ganas de respirar aire puro, de pasear por la ciudad en bici, de sentarnos en los parques con las amigas y disfrutar del buen ambiente!

Pero…¡¿a cuantas nos ha pasado que al regresar de nuestro paseo..tenemos las manos manchadas de grasa de la bici?! ¡¡Dios mío tengo que arreglarme para la cena de esta noche y no hay manera de eliminar el color negro de mis manooos!!! ¿Qué hago? ni jabón de manos, ni “Fairy”, ni alcohol…¡NADAAAA! Nada parece ser eficaz contra la grasa de nuestra adorada y monííísssima bicicleta.
De repente aparece el angelito de Sénev en tu hombro derecho y te susurra: “querida, has probado con un aceite vegetal para eliminar la grasa? prueba con un poquito de aceite de oliva por ejemplo” y…voilà! el ángel desaparece de nuestro oído pero lo mejor es que si le hacemos caso vamos a ver como la pegada e incrustada grasa va a desaparecer de nuestra piel como por arte de mágia.
Recordad que los cuerpos grasos desaparecen con sus homónimos no con agua ni con alcohol 😉
Ahora a disfrutar de la primavera con nuestras bicis “Tous les jours”!