“Fanática de la cosmética y ansiosa por lucir unos pies bonitos en mis sandalias de verano, un día de mayo del 2009 me quedo alucinada en la sección de podología de una parafarmacia. ¡Ningún producto me gusta! Los envases son estridentes y los nombres de los productos  me hacen sentir culpable (mascarilla para pies dañados, corrección de callos, crema anti grietas, anti durezas). Peor aún, ni en mi perfumeria ni en mi instituto favorito me ofrecen una solución que me valga.

Decidida a encontrar un producto eficaz, bello y que me hiciera sentir bien, empecé a mirar, buscar e investigar en el mercado de la "cosmética del pie". Buscando en mis marcas favoritas, a parte de la clásica crema hidratante, no encuentro nada que me enamore de verdad.

¿Cómo puede no existir la marca perfecta de belleza para los pies?
Tardamos dos años en desarrollar LA gama ideal de productos: eficaces, atractivos y con perfumes hechizantes. Dos años de formulación, presentaciones, pruebas, reformulaciones y así sucesivamente. La aventura podría haber terminado allí pero, animados por los institutos, empezamos a responder rápidamente a las nuevas demandas: "¿Tenéis tratamientos específicos?" "¿Nos enseñáis a hacer el masaje?" "¿Y para las manos, qué?"

Desarrollar los protocolos y la formación, es fácil. Teniendo a una abuela vietnamita, te acostumbras a los masajes y a la reflexología, y de repente eres adicto, ya no puedes vivir sin tu masaje de pies.

Y para las manos: igual. Nos ha llevado un año de formulación conseguir que puedas disfrutar de productos originales, eficaces y agradables de usar.

El próximo capítulo de la historia… lo tendremos que escribir juntos. ¡Qué emoción!"


Céline Archer • Creadora de Sénev